El circulo de la excelencia

//El circulo de la excelencia

El circulo de la excelencia

https://psicologia-estrategica.com/circulo -la-excelencia/

¿Qué es la PNL?

La programación neurolingüística (PNL) es una estrategia de comunicación, desarrollo personal y psicoterapia, creada por Richar Bandler y John  Grinder en California (Estados Unidos), en la década de 1970. La PNL se basa en la conexión entre los procesos neurológicos (“neuro”), el lenguaje (“lingüística”), y los patrones de comportamiento aprendidos a través de la experiencia (“programación”), afirmando que estos patrones se pueden cambiar para lograr objetivos específicos en la vida.

La programación neurolingüística parte de los fundamentos del constructivismo, en los que se define la realidad como un constructo psíquico: pues el ser humano construye su realidad a través de representaciones, modelos, mapas, entre otros, a partir de los cuales genera y guía su conducta interpretamos lo que percibimos a través de nuestros sentidos configurando nuestra construcción de la realidad.

Cuando cambias la forma de ver las cosas, las cosas que ves cambian. (W. Dyer)

 

Ejercicio de Visualización:

El siguiente ejercicio es una tarea de visualización.

La idea es practicar este ejercicio como un entrenamiento, cada día durante unos 10 minutos durante un par de semanas, por ejemplo. Una vez hayamos “arraigado la visualización, podemos utilizarlo cada vez que queramos. Es un ejercicio utilizado dentro de enfoque de PNL, en el que con las visualizaciones buscaremos “anclar” determinadas sensaciones.

Como hemos comentado al hablar de las creencias irracionales, a veces se pueden llagar a interiorizar creencias básicas negativas, y esto facilita que recordemos y percibamos todos los aspectos negativos  que están de acuerdo con estas creencias y que nos cueste ver lo positivo.

Normalmente solemos recordar con más facilidad las frustraciones, los momentos negativos o dolorosos, que nuestros propios logros, momentos felices o aspectos positivos de nosotros mismos. Esto es incluso algo adaptativo biológicamente, pues para nuestros antepasados era muy útil recordar lo que hacía daño para evitar peligros, solo que hoy por hoy las “amenazas” y “daños” no son tan “peligrosos” emocionales.  Pero nuestras neuronas no lo distinguen, reteniendo y recuperando con más facilidad la información negativa.

Con este tipo de ejercicios buscamos equilibrar la balanza y recordarnos a nosotros mismos  nuestras valías, así como las sensaciones y emociones positivas, fomentándolas. Queremos “traer” esas buenas sensaciones y revivirlas en el presente  visualizándolas, lo que provocara que nuestro cuerpo reaccione también sintiéndose más relajado y reforzar las “conexiones” para recuperar sensaciones positivas. ¿Te animas a probarlo?

No te preocupes si al inicio te cuesta conseguir visualizar o mantener la visualización, continua con la práctica y poco a poco será fácil “conectar” con ella.

 

Ejercicio PNL: el circulo de la Excelencia

Recuerda un momento de tu vida en el que te hayas sentido satisfecho, pleno, en la cual hayas conseguido un logro o hecho algo de lo que estés orgulloso. Tomate tu tiempo para seleccionar tu recuerdo, puede ser un momento reciente o de hace más tiempo, no importa (algún logro, cuando conseguiste algo que te proponías, o aprobaste un examen, o te sentiste bien por haber ayudado a alguien…)

Una vez que visualices ese momento detente en el:

¿Qué ves?

¿Qué oyes?

¿Qué sientes?

Cuando tengas claras imágenes, sonidos y sensaciones, imagina un círculo en el suelo a corta distancia de ti. (Imagínate al principio fuera del círculo) ponle un color. Un círculo del color que tú quieras.

Da un paso y entra en el círculo.

Dentro del círculo, intensifica el recuerdo. Céntrate en las sensaciones que tenías en ese momento positivo.

Disfruta de lo natural que es la sensación de estar haciendo algo muy bien. La sensación de sentirte a gusto y contento contigo mismo.

Repite la secuencia, agregando una palabra “clave”, la que quieras:

  1. Recuerda de nuevo la experiencia positiva.
  2. Imagina el círculo y le pones color.
  3. Di mentalmente una palabra clave, la que tú quieras, que ayudara en el futuro a “disparar” esa sensación.
  4. … a la vez que dices la palabra código, das un paso y entras en el círculo.
  5. Intensifica la sensación.
  6. Permanece en el círculo el tempo que sea necesario para experimentar la sensación de tener esos recursos.

Repite ambos pasos dos veces más (solo para la instalación). En el futuro, cuando quieras tener esos recursos activos e intensos, bastara que te imagines que entras al círculo o que estas del mismo (no importa que sea sentado, de pie o acostado). Espero que el ejercicio le resulte enriquecedor a quienes se animen a practicarlo.

2020-09-09T09:24:34-05:00September 9th, 2020|Blog|0 Comments

Leave A Comment